Origen de la fabula del ingeniero y el tornillo

El origen de la fabula del ingeniero y el tornillo tiene su origen cuando Charles P. Steinmetz, un excéntrico ingeniero que de aquellas trabajaba en General Electrics y que junto a Thomas Edison o Nikola Tesla es considerado uno de los padres de la electricidad, cobró a Henry Ford 10.000 dólares por realizar una marca de tiza en un enorme generador eléctrico averiado.

Dicha marca de tiza era el punto de referencia para eliminar 16 vueltas de la bobina del generador.  Henry Ford reaccionó con el mismo estupor que el empresario de la fábula, mientras que Charles P. Steinmetz detalló la factura del mismo modo. “Hacer una marca de tiza: $1. Saber dónde hacer la marca: $9.999″. Una anécdota que fue contada por Jack B. Scott, hijo de un antiguo empleado de Ford, en una carta que envió a los editores de la revista Life en mayo de 1965.
Anuncios