220Km – Girardot – Guaduas

rice
Descansando al lado de las plantaciones de arroz

Esta es la segunda aventura que tengo en mi vida, eran las vacaciones de principios de diciembre del año 2014, durante estas vacaciones aproveche mucho para compartir con Sara, durante este tiempo aproveche para sacar un espacio para mi y desconectarme del trabajo, menos mal durante este tiempo me permitieron descansar del trabajo y se me permitió tomar un respiro, Bueno la idea de viaje se fue materializando una vez prepare mis cosas para el viaje a Guaduas, en mi mente estaba muy claro que tenia que preparar las cosas para el viaje, prepare la ropa y también la pequeña maleta que le pongo a la bici, la parrilla y unos cuantos accesorios necesarios para la corta travesía en bici, con Sara viajamos a Girardot, allí descansamos el fin de semana que era puente y el día Lunes 8 de Diciembre después de despedirme de mi amada niña salí de viaje.

Girardot – Ibague

Salí tarde a eso de las 3 de la tarde, ya a estas horas el sol no asomaba ni estaba dando duro, empezó el camino a tornarse en una moderna vía que comunica  a girardot con Ibague, esta vía tiene muy buena berma y el trayecto es muy plano, el tiempo estuvo particularmente bueno, y la vía estuvo muy agradable, el único percance que hubo durante el camino fue al llegar al túnel de gualanday, en ese punto cuando iba llegando salio un guardia de seguridad y me advirtió que no podía pasar el túnel en bicicleta, que ese trayecto estaba prohibido para bicicletas y animales, en mis adentros pensé, mas animal sera usted… je je je pero después me relaje, bueno habían dos opciones una devolverse por el camino y bajar y volver a subir por Gualanday, esto representaría 2 horas de retraso en mi viaje y una etapa adicional con una subida siempre agotadora. y existía la segunda alternativa que era echar dedo y esperar a que un camión pasara y me pudiese echar un aventon, pues me arriesgue por la segunda, empece a echar dedo y a los 5 minutos paso una turbo vacía, el señor conductor muy formal se bajo y me abrió la puerta de estacas para montar mi bicicleta, me subí y pase el trayecto del túnel y el puente de Gualanday en el camión, después de unos 5 km le dije al señor conductor que me dejara, me baje del camión y me dispuse a seguir pedaleando, ya empezando a caer la noche coloque las luces a la bici y seguí pedaleando, el trayecto muy bueno, con una dificultad técnica no muy difícil, ya a eso de las 7 de noche llegue a Ibague, me dispuse a llamar a mi familia en la ciudad, ellos me esperarían en la bomba de texaco que hay en el rompió a la entrada de girardot, Al fin me encontré con mi familia, Alfredito y Maria Jose se quedaron asombrados pues ellos pensaban que yo venia en el carro… Je Je ho sorpresa, ya después me dispuse a saludar al resto de la familia y a descansar, durante los 3 días siguientes me quedaría en Ibague aprovechando para compartir con la familia Gutierrez.

Ibague – Mariquita

Es Jueves, el día amaneció muy lluvioso, son las 10 de la mañana y me despido de la casa de Alfredito, Me despido de mi ahijado y mis primitos, de Yohana que muy formalmente compartieron conmigo durante estos tres días, Alfredo y Momo me llevan en el carro a la salida de Ibague, ya en la salida de Ibague bajo la bicicleta, le amarro la maletica y me despido de mi ahijado y Alfredo, me da mucho gusto el haber compartido con el este espacio, la verdad soy un padrino un poco tacaño pues no le doy muchos regalos pero en verdad quiero mucho ese muchacho.  Bueno después de despedirme me dispuse a empezar a pedalear, este trayecto empezó con una lluvia que me acompaño durante una  hora, después de esa hora paro la lluvia, este trayecto fue muy tranquilo y fue en el que mas me rindió, a eso de las 12 del medio día llegue a Benadillo, entre a la plaza del pueblo me tome una rica avena y seguí pedaleando, después de eso me dispuse a seguir dándole, mas adelante almorcé en un puesto de camioneros al lado del camino, seguí rodando y rodando, ya a eso de las 4:30 paso por armero, la verdad es que es un lugar muy desolado y triste, pare tome una foto de recuerdo y seguí rodando, durante esta rodada el mejor momento fue cuando pare a descansar al lado de los cultivos de arroz, ese espacio y momento fue muy reconfortante para mi, me ayudo a relajarme para mentalizar mi mente en nuevas cosas en mi vida personal y trabajo. Bueno la jornada estuvo demasiado buena, recorrí 110km, ya al llegar a Mariquita me hospede en un buen hotel que me recomendó mi primo, subí la bicicleta al cuarto donde me estaba quedando, haa esa fue otra sensación muy chevere, el quedarse a dormir solo con tus checheres y la bicicleta a tu lado, es como si tuvieras una nueva compañera en tu cuarto que te hiciera compañía, muy chevere, me falto tomar la foto a ese momento, pero después sera.

Mariquita – Guaduas

Empieza la mañana salgo del hotel y voy a desayunar al final de la cuadra, me dan unos huevos bien grandes con cafecito y pan, bien desayunado regreso al hotel y me arreglo, salgo a eso de las 10 de la mañana, empieza la primera jornada, es una jornada suave al principio, el trayecto entre mariquita y Honda no exige mucho técnicamente, llego a Honda y hago una parada técnica a Almorzar, me como una rica trucha frita, después de eso salgo como a las 2 rumbo a Guaduas, apenas salgo recuerdo que el señor que cuida los carros me pregunta, Pa Bogota… y yo le respondo… No pa Guaduas a visitar la Pola Manzanares. Así empezaba mi ultimo trayecto de esta corta pero mágica aventura, este trayecto fue el mas difícil, de Honda a Guaduas hay apenas como 30Km pero es una subida siempre extenuante, adicional mente hay que tener mucho cuidado, por que un 20% de la carretera no tiene berma ni muy buen espacio, fue un riesgo pero un riesgo que disfrute mucho, la verdad gracias a dios me fue muy bien, los primeros 20 kilómetros los subí con buen ritmo y me rindió mucho ya los últimos 5 km fueron difíciles pues el cansancio y el agotamiento ya estaban presentes, recuerdo parar unas 3 o 4 veces en en acenso, a comer banano y tomarme un par de botellas de gatorade, bueno ya a las 5 de la tarde corone el alto de la mona, mi satisfacción no cabía en la maleta que llevaba atrás, mi satisfacción no cabía dentro de mi corazón, mi satisfacción todavía esta buscando un lugar para acomodarse, es mágico ver como un momento tan sencillo te puede llenar tanto, te puede satisfacer tanto, te puede dar tanta vida, te puede proporcionar tanta alegría. Ahora que lo pienso es muy bonito todo el tiempo que pase de estas vacaciones, la verdad fue un momento muy agradable en el cual compartí con Sara en Guaduas y compartí conmigo mismo, poniéndole orden a mis ideas y tareas por hacer. estas vacaciones del 2014 nunca las olvidare y siempre seran recordadas como mi segunda gran aventura en bici.

Anuncios